Síguenos en nuestras redes sociales

Historias Uniremington

Estudiantes, profesores, personal administrativo y cualquier persona que por Uniremington pase, es contagiada por las ganas de aprender, de cambiar y transformar positivamente el entorno, la comunidad y la ciudad.Hoy contaremos las historias de tres personas diferentes, cuyas vidas han sido impactadas positivamente por la Universidad, y ahora nos motivan y nos muestran cómo la educación es el mejor motor para cambiar y mejorar una realidad.

 

Charles Adrián Sánchez Parra

Herido en combate durante su paso por el servicio militar en el ejército de Colombia. Charles, es un hombre contagiado por el espíritu universitario de su lugar de trabajo, Uniremington.
Se forjó allí como profesional en ingeniería de Sistemas y actualmente trabaja como analista de sistemas en la Dirección de Tecnologías de la información.
 
“La institución ha sido el pilar de mi nueva forma de vida, las bases familiares y militares son mi estructura base, pero la formación recibida en la institución aun después de graduarme, ha sido fundamental para mejorar mi calidad de vida; ser una mejor persona formada con calidad humana, combinado con la iniciativa de crear empresa o de poder realizar las funciones de un cargo con excelentes estándares de conocimiento y profesionalismo”
 
Para Charles, la educación combinada con los valores inculcados desde la familia, son claves para las transformación de la sociedad y gracias a ellos se mejoran las condiciones y las oportunidades económicas, sociales y culturales de una comunidad.


 

Jessica Estefany Arias Marín

Para Estefany ingresar a la Universidad a trabajar, se ha convertido en unas de las experiencias más enriquecedoras y valiosas, pues estando allí tuvo la motivación para formarse primero como técnica, luego como profesional y ahora como especialista. Hoy, agradece a Uniremington las oportunidades y las posibilidades que recibió para formarse académicamente y adquirir más de seis años de experiencia laboral en un lugar que lleva en el corazón como su segundo hogar.
“Uniremington ha sido mi formación tanto académica y profesional como humana. Aquí tuve la oportunidad de construir este proyecto desde abajo, inicié como estudiante de la técnica realicé mis prácticas profesionales y logré ingresar como empleada de planta. Hoy con gran alegría y orgullo puedo decir soy profesional UniRemington”

Blanca Nubia Arango Pérez

Blanca Nubia, una mujer que al pasar por los corredores del campus alegra a cualquiera con su sonrisa y su energía positiva. Lleva 25 años trabajando en Uniremington, ingresó cuando estaba en embarazo de su segundo hijo, Juan Pablo, pero recuerda con alegría cómo los estudiantes y los profesores fueron los que más la cuidaron y le alegraron sus primeros días de trabajo.
 
“Lo que más me gusta de mi trabajo son los estudiantes, porque son la vida y la alegría de esta universidad. Todos los días aprendo de ellos. Este trabajo me ha enseñado a compartir, a pensar mucho en el bienestar de los demás porque también es el mío y todas las personas de esta universidad se han convertido en mi familia”

Por favor comparte:
RSS
Facebook
Google+
http://blog.uniremington.edu.co/historias-uniremington/
Twitter
LinkedIn
4218