Síguenos en nuestras redes sociales

En tiempos del covid-19 La transformación digital universitaria

En tiempos del covid-19 La transformación digital universitaria

El reto actual para la educación es poder realizar una gran transformación cultural, pedagógica, metodológica y tecnológica para desmaterializar la universidad y llevar al siguiente nivel de evolución digital sus procesos y ofertas académicas.

 

Estoy seguro que en ningún mapa de riesgos de las direcciones de tecnología de las organizaciones de cualquier sector y, quizá tampoco, en sus departamentos gerenciales, estaba contemplado que se materializara una contingencia asociada a un virus humano generalizado. Aunque, desde luego, el peligro asociado a los virus informáticos y a los ataques cibernéticos han sido ampliamente evaluados y tenidos en cuenta en la gestión de riesgos de la mayoría de organizaciones en el mundo.

 

Ahora bien, es de aceptar que visionaros y analistas contemporáneos de riesgos habían advertido sobre la posibilidad de una nueva pandemia ocasionada por algún tipo de virus desconocido, pero los análisis de probabilidades de ocurrencia arrojaban porcentajes demasiado bajos como para ponderarlos significativamente en los planes de mitigación de riesgos.

Sin embargo, ocurrió lo inesperado; una molécula de ARN, con un tamaño de tan solo 200 nanómetros, ha puesto a tambalear a pequeñas y grandes organizaciones, a los Estados, a la economía y a la humanidad en general. En unas pocas semanas, la enfermedad del covid-19 se propago por todo el globo terráqueo, ocasionado una pandemia mundial y obligando a tomar medidas, incluso reglamentadas, de aislamiento social; fue inevitable el cierre de empresas, de centros comerciales, de aeropuertos, de almacenes y de instituciones de educación superior.

Particularmente, las IES, se vieron notoriamente afectadas porque, en primer lugar, agrupan a un número de alto de personal entre estudiantes, profesores y empleados; y, en segundo término, porque que cumplen una misión primordial para el desarrollo de la sociedad. En este contexto, y de manera intempestiva, con el deber de acatar as cuarentenas preventivas, ello implico un cambio en el paradigma académico, especialmente en la modalidad presencial, lo que se ha convertido en un gran reto tecnológico para todas las entidades educativas para seguir desarrollando sus compromisos académicos y administrativos optimizando las herramientas de las TIC.

 

Activación de las herramientas colaborativas

 

Difícilmente, en ninguno de los planes estratégicos ni de acción de las universidades, estaba considerado que, de un día para otro, tuviesen que enviar a sus estudiantes de la modalidad presencial, a profesores y a empleados para que asumieran sus roles académicos y operativos desde sus casas, asumiendo una metodología desconocida y ajena para muchos y aprendiendo a manejar diversas herramientas tecnológicas que aún no estaban concebidas en ese momento para tal fin.

En consecuencia, el mayor reto para las áreas de tecnología de las IES fue la activación inmediata y contingente de herramientas colaborativas para desarrollar teleclases, así como la configuración de plataformas de gestión académica en línea, el despliegue de herramientas para teletrabajo, facilitar el acceso a escritorios remotos, la apertura de mesas de servicios virtuales, la activación de sistemas de telefonía virtual, redes privadas virtuales, firmas digitales, consultorios virtuales, automatización de trámites y servicios.

Así entonces, paradójicamente, esta contingencia provocó, desde un punto de vista positivo, una aceleración en el proceso de la transformación digital que, hasta el momento de iniciarse la pandemia, todavía transcurría en un proceso pausado de implementación, incluso, todavía en planes de acción de mediano o a largo plazo.

Ha cambiado el panorama

 

Actualmente, asumida la contingencia de manera ágil, además de asegurar la continuidad de los procesos académicos apoyados en las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, el panorama es muy claro para las universidades y las instituciones educativas, en general. Y aunque la afectación del sector en cuestión de nuevas matrículas y de deserción es significativa, la capacidad creativa, la rápida reacción, la capacidad tecnológica y el autoaprendizaje en tiempos de contingencia, son aspectos que resaltan en su gestión.

De la valoración anterior, se puede inferir que el sector de la educación es, quizá, el que más rápidamente reaccionó ante la contingencia y el que con mayor agilidad pudo poner “en línea” el quehacer académico y la continuidad de sus servicios administartivos. Aun así, persiste el enorme reto para la educación de poder realizar una gran transformación cultural, pedagógica, metodológica y tecnológica para desmaterializar la universidad y llevar al siguiente nivel de evolución digital sus procesos y ofertas académicas. Desde luego, ello, únicamente se logrará si se rompen los paradigmas existentes en materia educativa y los líderes de las instituciones académicas orientan las estrategias organizacionales y sus esfuerzos en ese misma dirección u objetivo.

Los cierto es que la humanidad, las organizaciones, los Estados, la economía mundial y la educación jamás van a ser iguales después de esta pandemia; solamente sobrevivirán las organizaciones que sean capaces de repensarse en términos estratégicos, operacionales y tecnológicos; que sean lo suficientemente humildes para aceptar la nueva realidad mundial y estén dispuestas totalmente a realizar un verdadera transformación digital, en especial, ahora en tiempos del covid-19 y de la contingencia que afrontamos.

 

 

Imágenes copipegadas de: https://bit.ly/2VG2vLS, https://bit.ly/35eWyce y https://bit.ly/2StnLTp (Pixabay – Enlaces con técnica de acortamiento) Imágenes seleccionadas por el editor.

Por favor comparte:
RSS
Facebook
Google+
http://blog.uniremington.edu.co/en-tiempos-del-covid-19-la-transformacion-digital-universitaria/
Twitter
LinkedIn
166