Síguenos en nuestras redes sociales

Los negocios en el futuro

El tema de la prospectiva está vigente. Algunos la consideran como una ciencia nueva. En ese contexto, hoy, las empresas se plantean cómo se ven en futuros lejanos, mediante la aplicación de diferentes métodos, experimentando escenarios posibles a largo plazo.

Cuando concluyó la segunda guerra mundial, el hombre, por fortuna, entendió que toda esa tecnología e ingenio que usó para matarse, por fin podía utilizarla para un mejor vivir. Se dio cuenta que toda esa capacidad (creatividad e innovación) empleada para inventar máquinas, productos o herramientas para destruirse así mismo, podía utilizarla para mejorar su nivel de vida. Ello se torna paradójico, aunque, por suerte, es una realidad.

En este contexto surge entonces el tema de la prospectiva, la cual, algunos, la consideran como una ciencia nueva; sin embargo, para los norteamericanos y los japoneses no lo es tanto. En efecto, pareciera que fuera un sueño o una situación de adivinos, empero, las empresas, en la actualidad, ya se plantean cómo se ven en futuros lejanos, mediante la aplicación de diferentes métodos, experimentando escenarios posibles a largo plazo.

Vale traer a colación el artículo titulado: “La prospectiva: herramienta indispensable de planeamiento en una era de cambios”, en el cual, su autor, Fernando Ortega San Martín, plantea el siguiente interrogante: “¿Cómo es posible pensar en el futuro con un horizonte de diez años por delante, en un país como el nuestro, en el que no sabemos siquiera qué ocurrirá mañana? Su respuesta es: “Precisamente, esa incertidumbre, es la que hace que se planteen las empresas, cómo será su futuro.” En este marco, surge la prospectiva como esa ciencia nueva, que, aunque su origen fue en los Estados Unidos, realmente fueron los japoneses quienes la involucraron en sus culturas organizacionales.

Pareciera que se repitiera la historia del escritor de ciencia ficción, Julio Verne, que con su gran imaginación llegó a las profundidades del mar, al centro de la tierra, e incluso, a la luna. En su tiempo, algunos lo tildaron hasta de loco, aun así, hoy podemos constatar que esas aventuras narradas por él, hoy son hechos normales.

La herencia tecnológica de la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial, a pesar de todo, legó una tecnología que después de ser utilizada como herramienta o en armas de defensa, el hombre luego las adaptó también para mejorar su nivel de vida.

Algunos ejemplos:

  • El microondas: hoy en día, ahorra tiempo a las personas, especialmente para cocinar.
  • El GPS: es un práctico localizador que antes se usaba como arma inteligente para localizar al enemigo.</li
  • El jeep (tototerreno): vehículo utilizado para cualquier tipo de caminos o terrenos.
  • Los vidrios polarizados
  • Los autos blindados antirrobo.
  • Las máscaras antigas, muy utilizadas en la industria.
  • Las gafas o lentes antisolares (antes, destinadas a los aviadores).
  • Comidas enlatadas (en la guerra, así se alimentaban los ejércitos).
  • Bolsitas de té o sopas en bolsa.
  • Redes de comunicaciones que antes se usaban para tener contacto a nivel mundial, así como vigilar sus propios soldados.
  • Aparece el internet con todos sus beneficios.
  • Se hacen visibles los robots “inteligentes”, hoy, juguetes de los niños.

Lo más interesante es que a partir de estos nuevos procesos de creatividad e innovación, se van creando verdaderas organizaciones para imaginar y crear el futuro de estas.

 

La prospectiva y los avances actuales

Cómo no creer en la prospectiva cuando, actualmente, se evidencian avances, tales como:

  • Drones con la capacidad de transportar medicinas y comida a lugares apartados, donde es imposible llegar por otro medio de transporte.
  • Impresoras 3D, con las cuales se fabrica múltiples productos artificiales que pueden remplazar vertebras o un aparato para un trasplante de riñón en las personas, evitando ese complejo proceso de las diálisis. Es un robot cuyas actividades ya no son juegos. La verdad es que asusta pensar que sean el remplazo del ser humano, pues ya se estudia pasar de la inteligencia humana a la inteligencia artificial. Esos robots estarían en la capacidad de hacer lo que hace el ser humano –y más–.

 

A los lectores recomiendo algunos videos que están publicados en Youtube (ver webgrafía), en los cuales, el profesor José Luis Cordeiro, profesor fundador de la Universidad de la Singularidad *  expone algunas reseñas de lo que podemos esperar de diversos avances científicos, cuya única intención es mejorar el nivel de vida en los seres humanos.

Es de anotar que el profesor Cordeiro, hace referencia a temas como la “muerte a la muerte”, el rejuvenecer, enfatizando en que la vejez es una enfermedad que tendrá cura. Expone que, estudiando el genoma del ser humano, se puede predecir de qué podría enfermarse, incluso, el cuándo, lo que ayudaría a prevenir ciertas enfermedades; afirma además que no habrá parapléjicos; alude también al beneficio de las máquinas impresoras 3D.

En general, es válido resaltar que también hay diferentes métodos que se aplican al estudio de los negocios y que preparan escenarios futuros, tales como: los árboles de competencias, así como los métodos: Micmac (análisis estructural), elaboración de escenarios, Mactor, Delphi, Smic, Multipol, Árbol de pertinencias, Análisis morfológico y Análisis estructural.

Se trata de dar una bienvenida a la cuarta revolución industrial.


* “[…] es una institución académica en Silicon Valley cuya finalidad es «reunir, educar e inspirar a un grupo de dirigentes que se esfuercen por comprender y facilitar el desarrollo exponencial de las tecnologías y promover, aplicar, orientar y guiar estas herramientas para resolver los grandes desafíos de la humanidad».2 Su nombre hace referencia a la llamada singularidad tecnológica”. Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_de_la_Singularidad (recuperado wl 25 de junio de 2018). (Nota del editor).


Algunas definiciones sobre la prospectiva

  • Gastón Berger (1991): “Ciencia que estudia el futuro para comprenderlo y poder influir en él. Aunque en ocasiones el término futurología hace referencia a otras disciplinas no basadas en el método científico”.
  • Jordi Sierra (1992): “La ciencia que estudia el futuro para comprenderlo y poderlo influir. Aunque de hecho es, paradójicamente, una ciencia sin objeto que se mueve entre la necesidad de predecir lo que puede ocurrir y el deseo de inventar el mejor futuro posible. Porque, aunque el devenir no puede predecirse con exactitud, sí podemos imaginar nuestro mañana preferido”.
  • Ben Martin (1995): “El proceso de investigación que requiere mirar sistemáticamente el futuro de largo plazo en ciencia, tecnología, economía y sociedad, con el objetivo de identificar las áreas de investigación estratégicas y las tecnologías genéricas emergentes que generarán los mayores beneficios económicos y sociales”. (Investigador del Reino Unido)
  • Luke Georghiou (1996): “[…] medio sistemático de evaluar los desarrollos científicos y tecnológicos que podrían tener un fuerte impacto en la competitividad industrial, la creación de riqueza y la calidad de vida”.
  • (Investigador del Reino Unido)

 

 

Por: Carlos Mario Duque Gutiérrez
Docente de la Facultad de Ciencias Empresariales de Uniremington
carlos.duque@uniremington.edu.co


 

Webgrafía

¿Qué es prospectiva? – Degerencia.com – https://bit.ly/2dWKRik
Videos recomendados: https://bit.ly/1Pl47jy, https://bit.ly/2J3LmY7 y https://bit.ly/2fC93nu
Imágenes copipegadas de: https://bit.ly/2tADqTy (Pixabay /
Imagen seleccionada por el editor: https://bit.ly/2Irl4K1 (Alex Knight) y https://bit.ly/2Kk63P1 (Thomas Griesbeck) /
Imágenes seleccionadas por el autor del artículo. Enlaces con técnica de acortamiento aplicado, incluyendo la webgrafía.

En los artículos de opinión, las reflexiones o afirmaciones emitidas son libres y de única responsabilidad de sus autores y no comprometen a Uniremington.

Glosa: se autoriza la reproducción total o parcial del artículo, siempre y cuando se haga la citación del periódico En-Torno de Uniremington, el texto original, el autor o los autores, así como la propiedad de las imágenes, para no incurrir en la violación de la normativa de propiedad intelectual y de derechos de autor.

 

Por favor comparte:
RSS
Facebook
Google+
http://blog.uniremington.edu.co/los-negocios-en-el-futuro/
Twitter
LinkedIn
197